En este comentario se abordara el paradigma socio-critico en educación con algunas aplicaciones a la educación popular y el como este forma de abordar la educación contribuye a mejorar la forma de entregar conocimiento y la utilización de este por parte de los estudiantes en la elaboración y posterior puesta en marcha de organizaciones populares que se relacionan directamente con la comunidad del sujeto.

Este paradigma tiene sus antecedentes a principios del siglo XX con L.S Vigotsky, sin embargo, sus ideas fueron desarrolladas o tuvieron gran auge muchos años después. Para los seguidores de Vigotsky: "el individuo aunque importante no es la única variable en el aprendizaje. Su historia personal, su clase social y consecuentemente sus oportunidades sociales, su época histórica, las herramientas que tenga a su disposición, son variables que no solo apoyan el aprendizaje sino que son parte integral de él", estas ideas lo diferencia de otros paradigmas.

En este sentido y según lo expuesto anteriormente la educación se convierte en una trilogía interrelacionada, estudiante-profesor-comunidad en donde la realidad toma características bien particulares, la construcción de esa realidad por los sujetos históricos es compartida, construida a partir de una serie de sucesos históricos que la van configurando y que esta en constante cambio y por supuesto puede ser abordada desde distintos ángulos.

La finalidad de este tipo de educación es analizar la realidad y criticarla, buscando el potencial cambio en la estructura para cambiarlo si no esta contribuyendo al crecimiento y calidad de vida de los sujetos. Por otro lado se busca la emancipación intelectual de los estudiantes ya que generalmente ocurre que la realidad o entorno influyen grandemente sobre la intelectualidad de las personas y da la impresión que no estan pensando por ellos y que siguen patrones de pensamiento de los grupos dominantes de la sociedad, por lo tanto, se busca que piensen por si mismo y sean capaces de criticar y cuestionarse la realidad teniendo las herramientas para intervenir en ella como sujetos activos.

Ahora bien, en esta forma de abordar la educación liga la teoría con la practica de una forma indisociable, teniendo relación dialéctica, es decir, la teoría es la practica.

Generalmente dentro de las líneas de izquierdas se da un tipo de relación entre el profesor y el estudiante de tipo horizontal en donde el profesor orienta las actividades de los estudiantes, siendo ellos los que en definitiva se desarrollan como individuos. El gran cuestionamiento en educación es la transparencia de los valores entregados ya que las instituciones y el mismo profesor puede omitir esta información y traspasárselas a los sujetos de manera implícita originando un debate ético de que es lo correcto hacer en estos casos. Dentro de este modelo sociocritico se plantea lo valórico desde una perspectiva en que los estudiantes puedan apreciar sin mayores esfuerzos cuales son los valores que se les están entregando y por supuesto cuestionárselos ya que tanto los valores como la ideología son compartidas.

La dinámica escolar consiste en que profesores, estudiantes, comunidad se relacionen interdependientemente participando cada una de ellas en las funciones que se le asignen en el proceso educativo emancipador de los estudiantes ayudando en la toma de decisiones.

Un aspecto que parece interesante es la organización de los contenidos curriculares en donde participan las tres partes mencionadas anteriormente con distintos matices e importancia en la toma de decisiones, existe por tanto una negociación que permite investigar, abordar y estructurar la forma de educación y los contenidos propiamente tales que mas ayudan a los sujetos a ser activos en su comunidades de acuerdo a los requerimientos y necesidades intelectuales y practicas. En este sentido se pueden crear organizaciones populares a partir de la crítica y posterior reacción a la realidad abordando problemas de tipo estructurales de la sociedad tratando por ellos de sino solucionar la contingencia de reaccionar críticamente a ella. Es el caso de el acceso a la educación superior, los que tienen menos recursos no tienen acceso a la educación superior, ya sea por que sus colegios son de escasos recursos o por que ellos no pueden pagar un preuniversitario, existen organizaciones populares en santiago de chile que reaccionan ante esta realidad social y crean preuniversitarios gratuitos pero sustentados en la autogestión que permiten a los sujetos con expectativas de llegar a la universidad prepararse para alcanzar dichos objetivos. En este caso se ve claramente la relación entre sujeto y comunidad y se puede aplicar lo expuesto anteriormente en este articulo, es decir, la educación al servicio del que quiera educarse no del que puede hacerlo, los recursos económicos no tienen que representar jamás una limitante para el desarrollo de las personas, a pesar que en los tiempos actuales se pretende cobrar o ponerle precio al aprendizaje existen formas de oponerse a ello, pero esto no va a ser abordado aquí.

Por ultimo el estudiante en este modelo pasa a ser un coaprendiz en constante interacción con la realidad y su comunidad en trabajos socialmente relevantes para la comunidad. El estudiante debe ser capaz de colaborar en la construcción de la realidad, elaborando proyectos y actividades de carácter critico en interacción con su entorno, es decir, se tiene que convertir en un agente de cambio social.

2da publicacion